Vivir en gratitud, no distingue razas, tamaños, colores o clases sociales. La belleza que envuelve la gratitud, es que vá más allá de poseer muchas o pocas cosas. La gratitud se cultiva, se educa, se aprende y conforme más agradecidos somos, más nos depara el universo por qué ser agradecidos.

He sido muy bendecida de vivir en un hogar donde el agradecimiento es parte de mi día a día, y he sido testigo de cómo eso cambia la manera de ver la vida y la cual devuelve mucho más de lo que uno espera. Recibir siempre lo que es mejor era algo normal para mí, hasta que empecé a leer más acerca del agradecimiento y lo importante que es cultivar la gratitud en todo momento. Es aquí donde empecé a entender que nada de lo que me sucedía era casualidad.

Hay un blog al que sigo, que me fascina, me hace crecer y me hace creer, me inspira, me motiva. Les quiero recomendar el blog: www.quierecomovives.com e invitarlas a que se nutran con las palabras y los posts de Daniela.  Les comento de este blog, porque además de que soy una seguidora constante, cuando lo empecé a seguir, la forma en como ella escribía despertó en mi muchísima curiosidad a partir de un post acerca de la gratitud. Fue en ese momento cuando seguí leyendo al respecto y pude empezar a descubrir el maravilloso mundo detrás de la gratitud. Empecé a entender muchas cosas en mi vida, sobre todo lo positivo que puedo atraer a partir del agradecimiento.

De nuevo las invito a que sigan Quiere Como Vives en Facebook y que se inscriban en el blog, lo único que va a traer a sus vidas son bendiciones, estoy segura.

 

“La gratitud puede transformar días comunes en ‘días de acción de gracias’, por lo tanto, puede hacer de la rutina laboral un día con alegría y de las oportunidades, bendiciones” William Arthur Ward.

 

 

Fotos por: Lucía Arias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *